На главную



Замок короля
Diccionario del origen de las palabras
A B C D E F J H I j K L M N O P Q R S T U V X Y Z
azar

  Mucho antes de que los tahúres se llamaran ludópatas, y de que se inventaran las infinitas formas modernas de perder hasta la camisa en una mala noche de juego, existían desde tiempos inmemorables objetos de mil formas, fabricados de cuantos materiales podamos imaginarnos, que representaban figuras, números, letras o colores, cuyas combinaciones propiciaban la riqueza o la ruina de un hombre. Esos dados que tiramos intentando adivinar con qué caras nos mirarán son, como los naipes, el símbolo del azar. Y lo son tanto que esta misma palabra procede del arabismo zahr, que significaba \'dado\' pero también, como podremos ver si nos fijamos un poco en la palabra, era el nombre de la flor del naranjo, que en español denominamos exactamente azahar (de az-zahar y, éste, de al-zahar). La explicación es muy sencilla: el valor máximo del dado, lo que hoy llamaríamos el as, o el punto, estaba representado por el dibujo de esta flor en una de las caras del dado. No es extraño, entonces, que jugar a los dados sea la antonomasia de tentar al azar.


Оригинал статьи 'azar' на сайте Словари и Энциклопедии на Академике