На главную



Замок короля
Diccionario del origen de las palabras
A B C D E F J H I j K L M N O P Q R S T U V X Y Z
augurio

  La capacidad de predecir el futuro, de prever el destino de las personas, de las obras, de los pueblos, ha sido una permanente obsesión de todas las civilizaciones, incluida la nuestra. Remontados a nuestros más importantes predecesores, encontramos en la antigua Roma a aquellos sacerdotes (augures) que mediante mil procedimientos se sentían capaces de interpretar las señales de la naturaleza para adelantar el futuro antes de que llegara. Ya entonces existía la palabra auguriu(m) y nosotros la recibimos sin más, con otras de la familia como augusto, que significaba \'consagrado por los augurios (favorables)\' o, en otros casos, \'divino, majestuoso\'.
  Pero, a partir de ahí, y derivadas de aquélla, usamos voces como agorero y agüero, especialmente esta última en pájaro de mal agüero, sin duda debido a que una buena cantidad de esas señales usadas por los augures venía por las aves, por sus vísceras, por el dibujo de su vuelo, por su canto, por su plumaje, etc., como lo confirma la existencia de palabras con la misma idea como auspicio, auspiciar, del latín avis \'ave\' y specere \'mirar\'. Parece lógico, pues, que se use la expresión citada, pues de los pájaros nos venía la mayoría de los augurios.
  Recordemos, por último, que el español usa la palabra in-augurar para referirse a deseos de buenos augurios cuando se abre al público cualquier obra, como un puente, un local, un edificio, o una carretera, y digamos, además, que existen en idiomas cercanos al nuestro palabras como sciagurato y sciagura en italiano, o malheureux y malheur, en francés (\'desgraciado\' y \'desgracia\', respectivamente), y no falta quien afirma que la forma de despedida popular utilizada en vasco, agur, tiene su origen en la expresión de buenos deseos para la persona que se va.


Оригинал статьи 'augurio' на сайте Словари и Энциклопедии на Академике