На главную



Замок короля
Diccionario del origen de las palabras
A B C D E F J H I j K L M N O P Q R S T U V X Y Z
Andalucía

  Entre las infinitas formas que en nuestra lengua tenemos para llamar a los que de forma violenta o molesta hacen mal a la comunidad, algo nada nuevo, sino consustancial al género humano, recordamos la de vándalos, amén de otras no reproducibles aquí por respeto. vándalo.
  Pero si estudiamos un poco la Historia de nuestro pueblo, nos damos cuenta de que la palabra vándalos, ha sido un caso más de lo que llamamos envilecimiento semántico: una palabra se carga de valores negativos por circunstancias no siempre relacionadas con la lengua, como, por ejemplo, hortera, idiota, o pánfilo, por citar casos conocidos.
  Es verdad que vándalo denota a un hombre perteneciente a aquel pueblo germánico que invadió Galia e Hispania en los siglos IV y V d. C. y que saqueó Roma en el año 445 d. C. Y este sentido de \'invasor, saqueador, destructor\' pasó inmediatamente a engrosar el valor de la palabra que, de designar un gentilicio más, llegó a usarse como insulto, capaz de producir un derivado, vandalismo, y un adjetivo, vandálico. Pero también es cierto que los vándalos (de la voz germánica wandliaz, \'el que va de un sitio a otro, el que vaga\') habían establecido un reino en el siglo V d. C. en el Sur de la Península Ibérica, y tuvieron tiempo de dejarnos, aunque de manera involuntaria, quizá el único topónimo conocido (a diferencia de los visigodos y los suevos, que nos legaron una buena colección de ellos), que es precisamente la voz que nos ocupa. Serían los conquistadores bizantinos del Norte de África, vencedores de aquellos vándalos que estaban asentados en Mauritania, los que parece que llamaron al Sur de la Península \'la tierra de los vándalos, o tierra de donde procedían los vándalos\'.
  Por último, los conquistadores musulmanes del Norte de África tomaron y adaptaron esa forma de llamar a la Península Ibérica (más concretamente al Sur) de aquellos bizantinos y bereberes y, así, después de la conquista en el siglo VII, la parte dominada por los árabes recibió el nombre de Al-Andalus y, de ahí, Andalucía.